Caída de los activos de mercados emergentes

¿Podría estas caída realizar un efecto dominó para los mercados desarrollados?

El mundo globalizado tiene sus ventajas y también sus desventajas, una de ellas es la velocidad de propagación de efectos, ya sean negativos o positivos y el mercado financiero no se libra de todo esto, más bien es de los primeros en estar afectados por cualquier cambio.

En lo que nos concierne a día de hoy, es la caída de los activos de los mercados emergentes que ha conseguido traer nubarrones de preocupación por la posible propagación en otros mercados, tales como el de EE.UU o incluso en el mercado europeo.

Todo este revuelo y objeto de este análisis es debido a la fuerte caída de las acciones brasileñas, sobre todo de su moneda en la última semana, esto sin duda a repercutido en otros mercados emergentes como el mexicano y sudafricano e incluso afectó al mercado de bonos italiana, que sin duda a mostrado unos rendimientos negativos las últimas semanas, quizás propiciado, en gran parte, por su inestabilidad política, pero tampoco hay que negar que haya sido victima de esta caída brasileña.

Según el Institute of International Finance, muchas monedas de los países en desarrollo están cerca de los niveles más bajos de los últimos años, a pesar del impulso de los fuertes precios de los productos básicos y del sólido crecimiento mundial, mientras que las inversiones a los fondos de bonos enfocados en los mercados emergentes se encuentran también en su nivel más bajo del año.

Una caída dura y prolongada

En la semana anterior, la bolsa de Sao Paulo perdió en el acumulado semanal un 5,56% y su índice Ibovespa, cerró este viernes con 72.942,07 puntos, lo que le ha supuesto la cuarta sesión consecutiva en números negativos.

Los inversores estudian cuidadosamente las estrategia en el país sudamericano que también está atravesando por una inestabilidad política donde la intensión de voto va girando en torno a su expresidente Lula da Silva que fue detenido por corrupción y condenado a 12 años por estos mismos delitos, aparte de que se avecina una posible inhabilitación política.

A esto hay que sumarle la crisis en Argentina que también provoca recelo a los inversores por ser un país vecino con muchas conexiones y por supuesto, la depreciación de la moneda nacional son otras heridas de batalla de estas semanas.

No solo Brasil está padeciendo este virulento desplome, ahora también le siguen la bolsa de Turquía con su índice de referencia BIST 100, que cerró este viernes con una caída del 2,79% situándose en 95.875,71 puntos e Indonesia, con el índice MSCI Indonesia, que cerró este viernes con una caída de 3,47%, perdiendo 237,42 puntos y dejando así en unos 6.602,76 puntos.

¿Se propagará esta situación a los mercados desarrollados?

Quizás sí, quizás un mes de caída prolongada en mercados en vías de desarrollo no sean tan virulentos como el parquet de cualquier mercado desarrollado.

Solo es cuestión de esperar al avance de los mercados a lo largo de esta semana y corroborar este escenario, tras la posible subida del tipo de interés de EEUU que también puede afectar aún más a países como Brasil, Argentina y otros.

Se el primero en recibir actualizaciones de las últimas noticias de Diario Bolsa

También podría gustarte