¿Qué son los fondos indexados y los ETF?

En el mundo de las finanzas existen muchas estrategias de inversiones pero podemos englobar dos tipos, la estrategia de inversión activa (seguir diferentes estrategias para batir un índice de referencia) y la estrategia de inversión pasiva (Replicando determinados índices)

En lo referido a esto último destacan los de fondos indexados y los ETF. Por tanto, estamos hablando de una estrategia pasiva que consiste en replicar índices buscando un mayor rendimiento de las operaciones.

¿Qué es un fondo indexado?

Se trata de un producto que replica un índice determinado con exactitud. Esta estrategia consiste en comprar los activos de la cartera en la misma proporción publicados en el índice y sólo se dedica a realizar operaciones de ajuste si el índice cambia.

Por poner un ejemplo, si el NASDAQ 100 decide quitar una empresa e introducir una nueva, la estrategia de fondo indexado realizará compras y ventas de acciones con el objetivo de mantener la misma proporción.

Funcionamiento de un fondo indexado

Su operativa es muy simple, por lo que su coste de gestión suelen ser muy bajos dado que el gestor solo deberá preocuparse de replicar los índices adaptándose a los cambios que se puedan dar en dicho índice. El cliente realiza la compra y la venta del fondo a través de su entidad financiera con un valor de liquidez fijo a lo largo de la sesión del día

Es importante fijarse en 4 elementos claves a la hora de elegir un fondo indexado:

  • Comisión: Importante comprobar y valorar el TER (Total Expense Ratio). Mide los costes totales asociados a la gestión y la operación exceptuando los costes de corretaje
  • Liquidez: El fondo que disponga de menos AUM (Assets Under Management) dispondrá de una mayor base inversora por lo que mantendrá una mayor cantidad de dinero efectivo para cubrir las peticiones de reembolso si se diera el caso.
  • Réplica del índice: Es importante fijarnos en el Tracking error para ver los posibles desvíos de nuestro fondo de las rentabilidades obtenidas por el benchmark.
  • Tamaño: Un fondo puede disponer pocos o muchos activos, pero eso no significa que el de mayor activos disponga acciones que se necesite. Por lo general los fondos más grandes disponen de una gran cartera de sectores.

¿Qué es un ETF?

De sus siglas en inglés Exchange Trade Fund, o también denominado Fondo Cotizado. es un valor negociable. Lo que le diferencia de los fondos indexados es que un ETF cotiza como una acción ordinaria a lo largo del día a medida que se compra y se venden a precios variables. Por lo general, las ETF disponen de mayor liquidez y tarifas más bajas que los fondos indexados, esto sin duda convierte en una alternativa atractiva para los inversores individuales.

Funcionamiento de un ETF

Como bien te he indicado anteriormente, un ETF cotiza como si fuera una acción, es decir, con diferentes valores a lo largo de la sesión y eso sí, teniendo el índice de referencia replicado adaptándose a él.

La réplica de los ETF pueden ser de dos formas:

  • Réplica física: replica de forma idéntica un índice vursátil. Por ejemplo si un ETF replica la forma física del NASDAQ 100, deberá estar compuesto por acciones de las empresas que componen este índice.
  • Réplica sintética: Para este caso, el ETF no se compone de las acciones de las empresas que componen un índice, más bien de la inversión que se realiza mediante derivados (awaps)

¿Es mejor un ETF o un Fondo Indexado?

Las ETF al carecer de gestor, dado que cotizan como acciones, disponen de unas bajas comisiones. Pero al ser valores que cotizan, en el mercado de compra-venta se ha de realizar a través de un broker por lo que estará sujeta a las comisiones exigidas por el broker.

Las ETF, al ser valores que cotizan, disponen de una fiscalidad menos favorable que los fondos indexados. Por otro lado, la principal ventaja de los fondos indexados es su fácil operativa, el principal inconveniente serían las comisiones superiores a los ETF, eso sí, todo dependerá de las comisiones del broker en relación a las ETF para valorar si es más beneficioso el uno o lo otro en concepto de comisiones.

Aunque en los últimos años, las ETF han comido terreno a los fondos indexados, es conveniente valorar para qué tipos de operaciones deberemos optar por uno o por otro.

En resumidas cuentas, Los fondos indexados son muy recomendable a la hora de replicar índices comunes contando con una ventaja fiscal mejor que las ETF. En cambio, las ETF serían una buena estrategia si decidimos centrarnos en productos específicos donde poder elegir de manera individual dichas operaciones.

Se el primero en recibir actualizaciones de las últimas noticias de Diario Bolsa

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.